miércoles, 23 de enero de 2013

PROYECTO DE APOYO AL DEPARTAMENTO DE EXTENSIÓN RURAL DE LA FACULTAD DE INGENIERÍA AGRONÓMICA DE LA ESPOCH
















En el año de 1989, se firma la primera carta de ejecución entre FUNDAGRO y la FACULTAD DE INGENIERÍA AGRONÓMICA de la ESPOCH. Desde esa fecha, el DER (Departamento de Extensión Rural), poco a poco, fue creciendo y asumiendo responsabilidades; primero por el apoyo de FUNDAGRO, y luego, porque encontramos, definitivamente, el derrotero de trabajo en el cual nos enriquecemos de conocimientos extraídos, directamente, de los actores del acontecer agropecuario.
Durante tres años consecutivos hemos tenido la generosa colaboración de FUNDAGRO para implementar actividades que permitieron desarrollar, paulatinamente, al  DER.
El personal que labora en el DER y los egresados que han realizado su Año Técnico Rural, han tenido la oportunidad de integrarse a las actividades prácticas, lo que ha modificado posiciones y acciones del trabajo de Extensión.
 
Conocer las experiencias y problemas de los campesinos, redunda en beneficio del  estudiantado, que en el futuro, serán los nuevos funcionarios que laborarán, creemos, de manera eficiente, por tener conocimientos de causa y estar comprometidos en el desarrollo agropecuario del país.
La actividad inicial de extensión, en el año de 1989, permitió que la FACULTAD DE INGENIERÍA AGRONÓMICA se integre a los trabajos que realiza FUNDAGRO, y, así mismo, que se pueda apoyar, al menos por un año, a cada comunidad rural seleccionada en la provincia.
Luego de recogidas las experiencias creemos que es prudente reforzar las actividades en las comunidades que producen resultados favorables y que se abren a las expectativas de mejoramiento. Continuar en este trabajo, determinará un seguimiento y evaluación de impacto de la gestión realizada.
Con el impulso inicial de 1989, y, luego, con el afianzamiento de los años sucesivos, se hizo partícipes de otras experiencias en comunidades indígenas y mestizas de la provincia de Chimborazo, en la capacitación de técnicos, elaboración de material divulgativo e investigaciones en cultivos y extensión.
En 1990, llevamos a cabo el proyecto que como título genérico tiene; Apoyo al Departamento de Extensión Rural de la FIA/ESPOCH, que procuró fortalecer el uso del material audiovisual en el proceso de enseñanza- aprendizaje en la Universidad y la relación con los agricultores para conocer sus problemas y plantear soluciones. Además, se escogieron tres comunidades campesinas; El Altar, Cunduana y Corona Real, como beneficiarias de sub-proyectos de extensión para experimentar en el campo las técnicas de comunicación y la retroalimentación para reorientar las políticas seguidas, hasta entonces, por el DER.
Se han desarrollado dos cursillos para docentes y profesionales en fotografía didáctica y elaboración de guiones para radio y televisión. Con el Departamento de Ciencias Biológicas de la Facultad, se coordinaron los cursos de Micología aplicada y Cultivos de hongos; Hongos del suelo y Micorrizas; los primeros con la finalidad de preparar a los profesores para que tengan la posibilidad de elaborar su material de enseñanza en sus cátedras, y los segundos, para actualización de conocimientos técnicos.
Se ha buscado material en video que sea de utilidad en las cátedras y actividades de extensión y se han copiado, alrededor, de 40 horas de programas.
Los profesores de la FIA han podido intervenir en los cursos de capacitación coordinados por el CONFCA (Consejo Nacional de Facultades de Ciencias Agrícolas), y auspiciados por FUNDAGRO.
Se han editado y distribuido doce folletos con temas agrícolas en las comunidades pilotos de extensión, que dirige el DER. Con los ajustes logrados y sugerencias, se podría pensar en una edición definitiva y de mayor tiraje.
Se publicaron dos mil folletos con temas en papa, hortalizas y frutales y se distribuyeron a los campesinos del país, y, además, fueron enviados a bibliotecas e instituciones nacionales e internacionales.
Se realizaron investigaciones con tesis de grado, en varios problemas; Nivel tecnológico y perspectivas de producción del haba (Vicia faba L.), en las comunidades; San Vicente de Nazac, San Francisco de Telán, Chismaute Yurac Rumi y Gauron Cochaloma, del Cantón Guamote, a cargo del egresado Alberto Oleas. Evaluación de tres métodos de transferencia tecnológica en podas de manzano (Pyrus malus L.), en la parroquia Bayushig, cantón Penipe, ejecutada por el egresado Luis Ochoa, y; Métodos de transferencia de tecnológica en el control de enfermedades en el cultivo del manzano (Pyrus malus L.), en la parroquia Bayushig, por Jorge Cevalloa, y otra; a cargo de Patricia Silva; Sistemas de producción del cultivo de papa en Santa Fe de Galán, parroquia Ilapo, Cantón Guano.
Por otra parte se han desarrollado tres tesis de grado en validación de tecnologías con la finalidad de producir información para su transferencia. Estas tesis que están concluidas y sus informes en borrador, serán publicadas en 1992, y son las siguientes; Influencia del Etefón (500 ppm) en diferentes épocas y número de aplicaciones en el rendimiento de bulbos de ajo (Alius sativun L.), de Laura Vaca; Estudio comparativo de trasplante, entre los métodos manual y semi-mecanizado; y métodos se siembra directa manual y mecánica en el cultivo de la remolacha (Beta vulgaris L.), de Willian Barba; Estudio comparativo de transplante entre los métodos manual y semi-mecanizado en el cultivo del apio (Apium graveolens L. va. dulce pers), de Ángel Manzano, investigaciones dirigidas por el Ing. Luis Hidalgo G.
Los campesinos aceptaron nuestra presencia y reconocieron la labor desplegada, lo que nos fortalece para seguir adelante. Su insistencia en el trabajo es la demostración que hemos actuado bien.
La participación de los campesinos ha sido positiva y de interés permanente, conforme ha transcurrido el tiempo, la confianza permitió exigir más a los equipos de trabajo, lo que obligó a reorientar las actividades y cumplir con las expectativas de ellos.
El conocimiento de las actividades del DER, por otras comunidades, ha inducido a que varios sectores campesinos se acerquen al DER a pedir nuestra participación en la solución de problemas en sus comunidades.
Lamentablemente, el esfuerzo del DER, se ve limitado por las propias dificultades de la universidad ecuatoriana, de no contar con los recursos económicos suficientes.
Creemos que la universidad tiene credibilidad de los sectores ciudadanos que se manifiestan deseosos de ejecutar trabajos conjuntos, también de ser beneficiarios de lo que hace, conoce o investiga la universidad. Por otra parte, los estudiantes y profesores tienen que ir al campo a recoger experiencias para propender a la formación de profesionales que respondan a la realidad.
(Informa de actividades del proyecto, del 1º de enero al 31 de diciembre de 1991).

Ing. Bayardo Ulloa Enríquez
DIRECTOR DEL DEPARTAMENTO DE EXTENSIÓN RURAL
RESPONSABLE DEL PROYECTO